Publicidad:
La Coctelera

Categoría: SALSA

REY RUIZ

Rey, nacido un 21 de Junio en La Habana, Cuba, es sin duda una de las figuras mas importantes dentro del universo de la salsa romántica.

Su cautivante sentido del humor, expresado con mágica ternura o con ritmo arrollador, su arte contagioso y su indudable carisma tanto en el escenario como a través de sus excelentes grabaciones, le han otorgado a Rey Ruíz un lugar de alto prestigio, considerándolo la critica especializada como uno de los máximos exponentes de la salsa en la actualidad.

Ha ganado lo más difícil de conseguir, que es llegar y conmover el corazón de la gente. Sus temas son tiernos pero también apasionados, todos con un hermoso mensaje, con fervor, con melancolía o con alegría, es decir, con emociones que dan plenitud al amor.

Por eso la historia personal de Rey Ruiz es realmente una historia de amor convertida en música. Es el protagonista de sus propios sentimientos y el intérprete de los sentimientos de los demás. Rey antes de tener la edad y la estatura artística para salir al aire por una emisora radial, fué presentado en la televisión cubana cantando temas infantiles para la gente menuda. Su estilo y su soltura, así como el tono de su voz y su gracia para decir la letra de las canciones, llamaron la atención de profesionales. Esto estimuló a sus padres para inscribirlo en el Conservatorio de Música de La Habana.

Su dedicación al estudio, junto a sus excepcionales condiciones innatas, comenzaron a dar frutos cuando Rey llegó a convertirse en un joven dotado para el exigente arte de la música. Sus primeros pasos en el medio profesional los dió como cantante con las orquestas de renombre como "La Riverside" y "Los Dadas" en el Hotel Habana Hilton. Obviamente, Rey entro por la puerta grande de la música desde Cuba. Posteriormente y ya con un prestigio ascendente, Rey fué llamado a formar parte del Show Musical del célebre Cabaret Tropicana, con el cual partió en gira hacia la República Dominicana en 1989, circunstancia que aprovecho para pedir asilo político en ese país.

Sin lugar a dudas Rey Ruiz es uno de los máximos exponentes en el género tropical, que seguirá conquistando corazones con cada uno de sus éxitos alcanzados y aún más importante los que alcanzará a lo largo de su carrera.

GILBERTO SANTA ROSA

"El Caballero de la Salsa", nació en Santurce, Puerto Rico en el año 1962.

A los 12 años organizó una agrupación de aficionados dando sus primeros pasos en el género de la música tropical.

Dos años más tarde recibió del maestro Mario Ortíz la primera oportunidad de grabar profesionalmente.

Entrando de lleno al ambiente musical se integró profesionalmente a la orquesta La Grande por espacio de dos años. Allí conoció al maestro Elías López, quien lo ayudó a pulirse como intérprete y junto a quien incursionó como corista en grabaciones de otros exponentes del canto afroantillano.

En 1980 le surge una importante oportunidad al participar en la grabación "Homenaje a Eddie Palmieri" con la Puerto Rico All Star.

De esta experiencia se integra a la conocida orquesta de Tommy Olivencia con quien realizó varias grabaciones hasta pasar a la orquesta de Willie Rosario, con quien graba seis discos adicionales.

A sus 24 años debutó como solista y director de orquesta con el apoyo de la compañía Combo Records del maestro Rafael Ithier y el productor Ralph Cartagena. Grabando cuatro discos de larga duración Gilbertito se reafirmó como una de las promesas más importantes de la salsa de fin de siglo.

En 1990, hace su debut teatral en la obra "La pareja dispareja" junto a Rafa Muñiz y Luis Vigoreaux, hijo. Además, debuta en el Centro de Bellas Artes en un concierto junto al nicaragûense Luis Enrique, en el cual confirmó su enorme arraigo y su don para el soneo.

Fue para esa fecha que pasó a formar parte de la familia discográfica CBS, hoy conocida como Sony Discos. Su primera producción para este sello fue "Punto de vista" en 1990, la cual recibió Disco de Oro y Platino.

Pero a ésta siguieron entonces los exitosos lanzamientos de nuevas producciones como fueron "Perspectiva" (1991), "A dos tiempos de un tiempo" (homenaje a Tito Rodríguez editado en 1992), "Nace aquí" (1993), "De cara al viento" (1994), "The man and his music", producción que en 1995 recoge en vivo la presentación del artista en el prestigioso Carnegie Hall de Nueva York; "Esencia" (1996) y "De corazón" (1997).

Su música y su estilo inconfundible llegan hasta Japón, país que visitó como embajador musical del Puerto Rico en 1995 y en el que logró romper con las barreras idiomáticas, al interpretarles "De cara al viento" en el difícil idioma japonés.

Desde entonces el mercado internacional lo reclama convirtiéndolo en uno de los artistas del género tropical de mayor demanda en el exterior.

Muestra de ello, las exitosas presentaciones realizadas en el Primer Festival "Presidente" en República Dominicana, el Lincon Center de Nueva York con Andy Montañez en Julio de 1997; en el Teatro Anayansi en Panamá en septiembre de 1997 y en el Anfiteatro de Estudios Universal en Hollywood con Olga Tañon.

Su carrera cosechó grandes éxitos al fundir el género clásico y tropical en el histórico concierto "Salsa Sinfónica" presentado en el Centro de Bellas Artes, de San Juan. Acompañado por la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, su producción se presentó en los Estados Unidos, así fue como rompió récords de taquilla en el Teatro Teresa Carreño de Caracas, en febrero de 1998.

Ese momento histórico, que fue plasmado en compacto, fue reconocido por la Fundación Nacional para la Cultura Popular de Puerto Rico como una de las grabaciones más importantes del año.

Con la llegada del año 2000 "Salsa sinfónica" lo devolvió a Venezuela para reponer en Maracaibo su triunfal concierto. Con una función vendida en su totalidad, el cantante contó con el acompañamiento de la Orquesta Sinfónica de Maracaibo. Allí, en la cuna de las gaitas, Gilberto Santa Rosa compartió tarima con una de las figuras más importantes de este género, Neguito. Acto que completó su trabajo en Caracas cuando el insigne Simón Díaz subió a la tarima del Teatro Teresa Carreño para acompañarlo en la interpretación del clásico "Caballo viejo".

El lanzamiento de su álbum "Expresión" reforzó la presencia de Gilberto en el mercado discográfico internacional. Ciertamente su ofensiva irrumpió al son de "Déjate querer". Pero fue el tema "Que alguien me diga", original de Omar Alfanno, el que lo mantuvo por varias semanas en el primer lugar de las listas de Billboard.

Del mismo modo "Expresión" fue escogida por la Fundación Nacional para la Cultura Popular como una de las 20 producciones más sobresalientes de 1999.

En promoción para este disco Gilberto viajó por primera vez a Buenos Aires mientras su concierto en el Coliseo Clemente de San Juan resultó ser todo un éxito artístico.